Author Archive solucionlaboral

Bysolucionlaboral

4 consejos para sacar el mejor provecho de los primeros 30 segundos de tu entrevista de trabajo

¿Balbuceando? ¿Tropezando? ¿Revisando los últimos errores?

No, no es una primera cita romántica. Bienvenido a la primera ronda de una entrevista de trabajo.

Aunque es tentador pensar que tu encanto natural es suficiente para crear una primera impresión que deje sin palabras a tu entrevistador, hay algunos errores que mucha gente comete apenas al comenzar la entrevista.

Buscando consejos y trucos, consultamos el sitio online de preguntas y respuestas Quora, y formulamos la siguiente pregunta: “¿Qué puedes hacer para causar una primera buena impresión cuando te presentas en una entrevista de trabajo?”.

1. Sé breve y agradable

Una vez que entras en la sala, tan solo dispones de 30 segundos para generar una primera impresión positiva, escribió el reclutador Adam Seabrook.

Pero puedes impresionar al entrevistador incluso antes de cruzar la puerta.

“Sé extremadamente amable con todo el mundo“.

“Una vez tuve un cliente que solía salir y preguntar al recepcionista sobre cómo habían actuado los candidatos antes de la entrevista”, dijo Seabrook.

“Si regresaba con los pulgares hacia abajo, entonces rechazaban al candidato”.

4 consejos para sacar el mejor provecho de los primeros 30 segundos de tu entrevista de trabajo

De acuerdo con Seabrook, si eres grosero o desdeñoso con el recepcionista, puedes esperar que esa persona te trate después de la mismaforma.

La reclutadora Mira Zaslove aconsejó mantener la presentación positiva y sencilla: “No divagues durante demasiado tiempo”.

Debes adaptar la presentación a tu audiencia; destaca aspectos de tu carrera, tus intereses, logros, educación y aficiones que se ajusten a la empresa y al entrevistador.

Concéntrate en lo que es directamente relevante para el trabajo para el que estás siendo entrevistado y para la persona que te entrevista”.

“Recuerda que una entrevista no se basa tanto en lo inteligente o en lo buena persona que seas, sino en si encajas (o no) para el desarrollo de un trabajo especifico”.

Zaslove advirtió que la mayor parte de los entrevistadores no suelen prestar atención durante mucho tiempo, por lo que los entrevistados deben usar su tiempo hábilmente.

“No asumas que tu entrevistador leyó tu currículum, pero tampoco te limites a recitarlo al pie de la letra”, advirtió.

2. Mantén tu sentido del humor

¿Cómo deberías presentarte?

“Como una persona normal”, escribió Chris Lynam. “Los empleadores quieren personas que sean profesionales, pero no robots“.

4 consejos para sacar el mejor provecho de los primeros 30 segundos de tu entrevista de trabajo

Lynam dio un ejemplo: “Una vez una chica llamada Fátima vino a una entrevista. Queriendo ser correcto, le pregunté cómo pronunciaba su nombre (en inglés puede haber dos formas diferentes) y su respuesta fue: ‘De cualquiera de las dos maneras está bien. También puedes llamarme Fatty (gorda, en inglés, pero también diminutivo para “Fátima”), si lo prefieres’”.

Esto funcionó con Lynam. “Me reí y pensé, ‘¡contratada!’. Y así fue”.

3. Ten estadísticas a mano

No pasa nada porque no tengas nada especial que decir sobre ti mismo, perodebes ser capaz de demostrar que tienes, al menos, los requisitos mínimos que se piden para el trabajo, dijo Valerie Cooper.

“Algunas cosas buenas para tener a mano son cifras que puedas proporcionar sobre logros que conseguiste en puestos anteriores. Por ejemplo, el porcentaje de aumento de ventas”.

Cooper escribió que si no sabes cómo contribuyes al balance final de tu empleador actual, debes averiguarlo y seguir la pista de esa información: “Es esencial para tu movilidad laboral”.

4. No te preocupes

Pero no siempre es un factor decisivo el que no puedas mostrar ninguna contribución concreta sobre tus experiencias anteriores, sobre todo si aspiras a una pasantía o a un trabajo en prácticas, dijo Kaitlyn Hanrahan. “Nadie da tareas críticas para el negocio a los pasantes. Esperan que puedan aportar algún valor añadido”, escribió Hanrahan.

“Simplemente, trata de mostrarte como un joven entusiasta e inteligente“.

“En teoría, si logras pasar la entrevista, estás cualificado para el trabajo. Es solo una cuestión de personalidad, de que encajes en la cultura (empresarial) y de que seas el mejor candidato en ese momento”.

Fuente:

4 consejos para sacar el mejor provecho de los primeros 30 segundos de tu entrevista de trabajo

http://www.bbc.com

Bysolucionlaboral

Descubra qué tanta inteligencia emocional tiene en su trabajo

No siempre los demás son los malos, si se siente aburrido en su trabajo y sin oportunidades es posible que la culpa la tenga usted mismo ya sea por su mentalidad o por sus comportamientos. Mire por qué.

 

Ser inteligente no es solamente tener conocimientos en una u otra área en específico o saberse un texto, los números o el mapa del mundo al derecho y al revés. Aunque hace parte de ello, la inteligencia tiene que ver más bien con las capacidades que tenemos para resolver problemas y ser estratégicos en situaciones que ameriten conseguir un logro o buscar una salida hacia algo que estamos buscando.

 

Por eso, cuando se habla de inteligencia emocional, se hace una referencia a las capacidades que alguien puede o debe tener para manejar las emociones, el estrés y superar los obstáculos. Una persona con este tipo de inteligencia se relacione fácilmente con las demás personas y por supuesto es resiliente ante lo que los demás rumores de él o los problemas que le aparezcan en el momento menos esperado.

 

La inteligencia emocional viene siendo una lección para la vida personal y profesional, pues cuando una persona pasa su tiempo sin estar pendiente de los demás, tiene confianza en sí misma y deja atrás los “sinsabores”, puede ser más feliz y además ser más exitosa. Y es que, en un proceso laboral o mejor en el crecimiento personal de una persona siempre va a ser necesaria la estrategia, usted tiene que saber mover las piezas para conseguir lo que quiere, claro, jugando limpio, entre más esté metido en lo suyo y enfocado en sus labores la probabilidad de llegar a la meta será más alta.

 

Por lo general, lo que suele suceder en una empresa o mejor entre los empleados es la insatisfacción por no tener lo que tanto desean, un buen salario, un buen cargo, reconocimientos salarios emocionales entre otras cosas más. Muchos viven cansados de su rutina y su única forma de desahogarse es pasársela quejándose y hablando mal de sus jefes, la empresa e incluso sus compañeros.

 

De hecho, las personas se están aburriendo tanto en sus empleos, que según el diario de Wall Street Journal, los jóvenes tan solo están 16 meses en promedio en un trabajo. Y no se trata una cosa solo de Millenials, afirma Hays, reclutadora de profesionales, pues esto también depende de las empresas,  ya que, “buscar y seleccionar bien a los colaboradores es vital para reducir la alta rotación laboral que hoy se vive. Las tendencias de reclutamiento han ido madurando conforme a los cambios que ha tenido el mercado laboral en los últimos años. El uso de tecnología en la gran parte de los procesos operativos de las empresas, la globalización y la alta competencia, crean una necesidad de procesos de reclutamiento especializados”, agrega Silvana Vergel, ejecutiva líder de Hays Colombia.

 

Aunque efectivamente hay empresas que no cuentan con el ambiente adecuado y las herramientas necesarias para que usted pueda trabajar productivamente y feliz, también es cierto que quien mantiene las buenas relaciones y la energía para estar bien en el trabajo es usted.

Por eso, hicimos un listado de ocho preguntas, para que con honestidad las responda y evalúe si es necesario que cambie de empleo, si lo que está haciendo no le gusta o si más bien se trata de un cambio de actitud. No se desanime, si los resultados no son los que esperaba, finalmente siempre hay tiempo para darle un giro a las cosas y mejorar su desempeño actual.

 

Estas son las ocho preguntas para medir su inteligencia según la página web ‘Lenguaje Corporal’:

 

  1. ¿Sabe cómo relacionarse con las demás personas?

Hay personas que aseguran ser muy serias en su trabajo porque “van a  lo que van y no buscan tener amigos” evitan la “compinchería” suelen decir. Sin embargo, esta actitud no solo puede pasar como antipática, sino que también le puede afectar en su vida profesional. ¡Ojo! no le estamos diciendo que le tiene que caer bien a todo el mundo, no, lo ideal es que usted identifique la personalidad de las personas para que así mismo las pueda tratar sin incomodarlas. Quizá estas mismas personas en un futuro sean las que le ayuden con algo en particular o lo recomienden para un mejor empleo.

 

  1. ¿Sabe cómo y cuándo decir “no”?

Se trata de coordinar la boca con la razón, si usted por X o Y motivo no quiere hacer algo porque considera que no debe o porque tienes razones de peso para negarse no le de miedo decir “no”. Esto es reconocer sus propios sentimientos, ser firme y tener carácter para las cosas, no crea que esta actitud lo hace amargado o antipático, todo lo contrario, cuando una persona dice “no” cuando realmente quiere hacerlo, afirma el respeto que se tiene a sí mismo. Es más, ningún líder podrá surgir si no cuenta con esta cualidad.

 

  1. ¿Se detiene a ayudar a otras personas?

Esta es la ley de la compensación. Pero no se trata de colaborar a otros por interés, más bien de no hacerse el de la vista gorda cuando un compañero está en apuros, pues aunque puede ahorrarse tiempo no ayudándole, eso solo  traerá mala empatías y cuando sea usted el que realmente necesite correr con algo y requiere de una ayuda se le van a negar o mejor serán ellos los que se hagan los desentendidos.

 

  1. ¿Confía en su intuición?

A veces es necesario arriesgarse, si fuera por la razón usted nunca se atrevería a hacer nada. La intuición puede llegar a ser una herramienta importante en la determinación de un  negocio o proyecto, es más, cuando lo haga más seguido aprenderá a evaluar su alrededor y lo más seguro es que su decisión sea efectiva. Así que ya sabe, arriésguese.

 

  1. ¿Cuándo se pone de mal humor, sabe exactamente por qué?

Todos tenemos malos días, simplemente hay momentos donde ciertas situaciones o comportamiento nos disgusta. La diferencia entre una persona que no es inteligente emocionalmente con una que sí lo es, es que la segunda se enfada con razón, tiene un fundamento lógico y después de contar hasta diez se asegura de considerar las opciones. Recuerde que una persona exitosa no se la pasa sonriendo todo el tiempo, más bien, reconoce cuando está de mal humor y sabe por qué.

 

6.¿Aprovecha sus debilidades?

Es la confianza que tiene en sí mismo, usted sabe cuáles son sus habilidades y además sabe sacarle provecho al máximo. Lo peor que puede hacer es compararse con los demás, pues siempre habrá alguien por encima suyo o por debajo y eso solo lo hará sentir vano y amargado. Evalúese ¿qué lo hace especial sobre las otras personas?

 

  1. ¿Presta atención?

La clave está en escuchar bien al interlocutor, no solo le demuestra que de verdad está interesado en lo que dice, sino que también puede ser más productivo. Ser multitasking no siempre es tan bueno, pues puede afectar su habilidad de relacionarse con los demás. Si usted no presta atención cuando se comunica, la otra persona no lo va a tomar en serio.

 

  1. ¿Siente curiosidad hacia los demás?

La curiosidad solo significa una cosa: interés. Si usted quiere aprender y conocer de temas nuevos, debe relacionarse con personas que sepan sobre ello y que lo asesoren, aproveche a los expertos cuando esté cerca de ellos, exprímales sus conocimientos, así usted estaría aprendiendo nuevas cosas y construyendo una red profesional que más adelante le pueda servir.

 

Fuente: finanzaspersonales.co 

Bysolucionlaboral

¿Cómo prepararte para buscar empleo?

Foto de una mujer joven en una entrevista de trabajo después de haberse preparado

por Margarita Restrepo Gómez

Ya sea para conseguir tu primer empleo o porque las circunstancias te han llevado a buscar uno nuevo, es importante que estés preparado. Hay algunas recomendaciones sencillas que puedes poner en práctica para facilitarte el camino.

Antes de participar en una convocatoria laboral, consulta la información pertinente acerca de los requisitos y determina cuáles podrían ser valores agregados para tu postulación. Asimismo, cuáles son esos puntos a tu favor que te hacen sobresalir aumentan tus posibilidades de obtener el trabajo.

 

Mantén tu hoja de vida actualizada

Después de obtener un trabajo archivas tu hoja de vida y, cuando la necesitas nuevamente y debes actualizarla, es muy difícil recordar las fechas y los nombres exactos de cursos que realizaste o los detalles de los logros que obtuviste en el tiempo transcurrido. Para evitar este inconveniente, actualiza tu currículo cada que ocurra algo destacado en tu vida laboral.

Ilustración de alguien revisando una hoja de vida para saber si está actualizada

No pares de fortalecer tu formación académica

En universidades y plataformas virtuales encuentras cursos y diplomados interesantes para actualizar y complementar tu formación profesional. El mundo y el conocimiento se mueven a un ritmo muy acelerado y no puedes quedarte atrás. Prepárate para afrontar los retos de las empresas y, en general, del mundo del trabajo.

Mantenerte en constante aprendizaje es bueno para la salud y el desarrollo de tu cerebro, así como para desenvolverte mejor en tus relaciones personales.

Foto de una persona estudiando para mantenerse actualizada y ser competitiva en el mundo laboral

Define con claridad lo que estás buscando

Aclara aspectos importantes que buscas en un empleo, como el salario al que aspiras, el tipo de empleador y de contrato que anhelas, la ubicación de la empresa, los horarios del trabajo, entre otros, y postúlate a las opciones que mejor se adapten a tu plan.

 

Recopila los soportes que incluirás en tu currículo

Elabora una carpeta organizada con todos los certificados y cartas laborales de trabajos o estudios previos y adjúntalos a tu hoja de vida. Envíalos a las empresas si te los piden. Es un asunto de orden y conciencia en torno a tu información personal y tu experiencia laboral.

Revisa tus perfiles en redes sociales

Con el auge de las redes sociales, muchos empleadores han optado por revisar los perfiles públicos de los aspirantes para encontrar más información. Piensa: si una persona ingresa en este instante a tu perfil de Facebook o a tu cuenta de Twitter o Instagram, ¿qué pensará?¿Te contratará? Sé sensato y cuidadoso con el contenido que compartes.

Redacta una carta de presentación

Las cartas de presentación permiten que el posible empleador tenga información más detallada sobre la persona, además de la que hay en la hoja de vida. Escríbela, pero no te extiendas mucho. Una página es suficiente. Incluye información general sobre ti, tu formación profesional, tu experiencia laboral y tus expectativas frente al trabajo.

 

Prepárate y practica para las entrevistas

Hay preguntas generales que escucharás en muchas entrevistas de trabajoEscribe posibles respuestas a estas preguntas y practica la forma en que puedes responderlas con mayor elocuencia, así evitarás que te tomen por sorpresa. Para saber qué decir y qué no en una entrevista de trabajo, te invitamos a visitar este artículo aquí.

Foto de una mujer practicando con alguien qué responder y qué no en una entrevista de trabajo

Participa en convocatorias de trabajo online

Las bolsas de empleo virtuales albergan un gran número de oportunidadesMantente activo en la consulta de estas fuentes para que participes en las convocatorias que se adapten a tu perfil profesional.

 

Ten en cuenta también para conseguir empleo:

  • Antes de presentarte a una compañía, indaga sobre ella. Lo básico es conocer su misión y filosofía.
  • Mantén un reporte de las convocatorias a las que te has presentado y los resultados obtenidos.
  • Prepara las preguntas que quisieras hacer a un empleador potencial.
  • Llega siempre a tiempo a las entrevistas de trabajo y no descuides tu presentación personal.
  • Inscríbete en LinkedIn y plataformas similares para crear redes de contactos profesionales.
  • Capacítate en competencias generales que puedan darte un valor agregado ante otros aspirantes.
  • Aprende un segundo idioma y fortalece tus habilidades informáticas.
  • Recuerda que la primera impresión es fundamental a la hora de obtener un empleo. ¡Cuida todos los detalles para que te destaques!

¿Qué es lo más difícil de conseguir trabajo? Cuéntanos en un comentario.

Fuente: https://www.sura.com/blogs/calidad-de-vida/como-prepararte-para-buscar-empleo.aspx

Bysolucionlaboral

¿Qué decir y qué no en una entrevista de trabajo?

Una entrevista de trabajo es, tal vez, uno de los momentos de la vida en los que las personas sienten más presión y nervios. Necesitan demostrar sus conocimientos y habilidades, así como dar a conocer su forma de ser y de pensar, en muy poco tiempo. ¡Un reto enorme!

Aunque no hay una fórmula mágica para que una entrevista sea perfecta, una clave para que tenga más chance de ser exitosa es que decir lo correcto en el momento adecuado y con el tono apropiado. Pero, ¿qué decir y qué no en una entrevista de trabajo?

 

Conversa, pero no te excedas

Antes de comenzar la entrevista puede haber espacio para conversar con el entrevistador. Si se da la oportunidad, aprovecha para romper el hielo, respirar profundo y dejar los nervios. Salúdalo, pregúntale cómo está, haz algún comentario sobre el clima u otro tema simple. Tus intervenciones deben ser cortas y alejadas de asuntos personales. Si ves que la persona está seria o quiere ir directo a la entrevista, no fuerces la situación y comienza a responder con la mejor actitud.

 

No respondas más de lo que te preguntan

Si te cuestionan por algo muy concreto, responde eso y nada más. No expliques o cuentes historias a menos de que sea necesario o notes que eso es lo que el entrevistador espera. Es mejor ser conciso para mantener la atención de quien te hace las preguntas.

 

Evita alagar al entrevistador y sé prudente cuando hables de la empresa

Hacer comentarios positivos sobre la persona que te entrevista con el objetivo de alargarla no es bueno. Corres el riesgo de generar una imagen negativa y mostrar tu desesperación por conseguir el empleo. Se puede prestar, incluso, para malentendidos y situaciones incómodas. Evita hacerlo.

Asimismo, piensa antes de hablar sobre la compañía a la que aspiras ingresar. Si bien debes estar informado sobre lo que esta hace, no recites sus principios o una cantidad de datos en la entrevista que, sin contexto, pierden valor. Si vas a mencionar algo que te pareció interesante de la historia de la compañía, hazlo de manera natural si surge el tema, de lo contrario sonará demasiado forzado.

Lo mejor es demostrar tu expectativa en caso de que llegues a laborar en la empresa, lo que deseas aprender y alcanzar tanto profesional como personalmente.

 

No hables mal de tus jefes y trabajos anteriores (o actuales)

Una entrevista de trabajo es la oportunidad de expresar con honestidad tus sueños y expectativas, para contar un poco de tu trayectoria laboral, tus logros y aprendizajes. Tus experiencias en empleos anteriores y con quienes fueron tus jefes son parte de esos aprendizajes, así que ten precaución cuando te refieras a ellos.

Así no hayan sido experiencias buenas o gratificantes, no hables mal porque no es bien visto. Ponte en el lugar de tu entrevistador mientras escucha una cantidad de comentarios negativos: ¿qué puede pensar, que después tú dirás lo mismo de la empresa a la que te estás presentando? Sé honesto, pero no te desmandes en descripciones, calificativos u otras frases ofensivas. Sé constructivo y dale un vuelco positivo a la idea. Por ejemplo: en vez decir “mi trabajo anterior fue terrible”, di “mi trabajo anterior me presentó muchos retos, tanto fáciles como difíciles, y todo me ayudó a crecer”.

 

No digas mentiras

Esta es la recomendación más importante. La tranquilidad a la hora de presentar una entrevista de trabajo está en la sinceridad. Mentir sobre cualquier tema, desde el sitio en el que vives hasta qué has estudiado, te quitará la seguridad y no te dejará relajarte. Además, cada vez es más fácil para las compañías confirmar los datos que dan las personas que se postulan a sus procesos de contratación y sus propios empleados.

 

Fuente:  SuraBlog 

 

Bysolucionlaboral

Reprograma tu mente ante el desempleo

Santiago Vázquez Blanco, coach especialista en psicología positiva, afirma que la felicidad se divide en porcentajes: 50% es producto de la personalidad, 10% corresponde a situaciones externas y 40% depende de cómo el individuo responde y actúa ante las situaciones. Bajo esta fórmula, dependería de cada uno ‘hundirse’ o salir adelante ante una situación crítica como estar desempleado.

Sin embargo, salir airoso no es sencillo. “Hay que entrenarse en generar un dialogo sano con uno mismo y trazar opciones para crecer en estos momentos. Centrarse en negativismos como ‘qué mala suerte’, ‘no sirvo para nada’, es lo que sucede la mayoría de veces. Y eso sólo sirve para desahogar, no para avanzar”, afirma el doctor en economía por la Universidad de Santiago de Compostela, en España.

Generar una reacción positiva ante un evento traumatizante, como perder el trabajo, es una propuesta de la psicología positiva, especialidad que surge en los 90, y estudia las bases de la felicidad y del bienestar. Vázquez Blanco, director de Recursos Humanos de la empresa de telecomunicaciones R, explicó que tener cierto nivel de optimismo en estos escenarios requiere entrenarse con acciones donde se ponga en práctica trabajar el autocontrol, conocer y cultivar las fortalezas con experiencias más allá del empleo y definir un propósito de vida, algo que generalmente no se enseña en las escuelas.

Partir del propósito de vida consiste en entender para qué se es bueno, más allá de elegir y desempeñar cierta carrera. Este es el principal detonante para reentrenar hábitos en escenarios adversos. Este enfoque se imparte en asignaturas sobre felicidad en Harvard, en la Universidad de Michigan o en TecMilenio, en México. Hoy, a diferencia de hace una década, se viven acciones que generan “más miedo” en la gente, apunta el especialista.

“Es la cultura del temor, todas las mañanas puedes recibir una llamada de despido, ves un mercado laboral difícil, no estamos preparados para gestionar esa realidad. En consecuencia, se practica la negatividad extrema o el proteccionismo ante ciertas circunstancias”, añadió durante su participación en el Foro de Ciencias de la Felicidad, organizado esta semana por TecMilenio.

REPROGRAMAR EL OPTIMISMO

Los desempleados tienen tres veces más riesgo de presentar depresión, ya que hay una correlación directa entre esos dos factores, según un estudio de la Universidad de Emory, en Atlanta. Pero también hay una relación directa entre autoconocimiento personal y lograr un contrato, aún con un mercado laboral difícil, mencionó Rosalinda Ballesteros, doctora en estudios humanísticos.

Poner buena cara a estar sin trabajo no es fácil, pero atendiendo a que 40% de la felicidad recae en acciones individuales, se puede trabajar ciertos hábitos para atender el desempleo con otra actitud. Esto implica:

Cuida lo que dices. La felicidad, según especialistas en psicología positiva, es un bien escaso. Por ello hay que evitar desgastar la energía en expresiones verbales negativas y centrarse en cómo y hacia dónde orientar la búsqueda en algo que cubre el propósito de vida. Eso no significa perder de vista el tema económico, pero sí evitar caer en el club de las víctimas de ‘nadie me contratará’. “Estar desempleado no es estar ‘en paro’ personal, es momento de ver qué otras cosas se pueden hacer y romper paradigmas de sólo sirvo en una industria”, comentó Santiago Vázquez, también autor de ‘La felicidad en el trabajo…. Y en la vida’.

Deja las expectativas para otros. Otro problema al buscar trabajo es esforzarse “hasta el agotamiento” en buscar la felicidad laboral donde no existe, como anhelar trabajos como los que tienen amigos y conocidos o pensar que con otro jefe la vida sería diferente. Ser realista en lo que tienes y lo que quieres disminuye la frustración de conseguir la “maxi oferta laboral” y de idealizar la propia búsqueda laboral.

Cultiva tus fortalezas. El trabajo es una fuente potencial de felicidad, aporta más allá de lo económico y, por ello, ante el desempleo puede venir la depresión. Es ahí donde hay que dar un giro a las acciones: deja de batallar tus debilidades y aprovecha este tiempo en cultivar tus fortalezas con un curso gratuito, empezar un diario donde no sólo planifiques tu vida, sino donde redescubras tus puntos fuertes. Ocio, amigos o escuela son núcleos para explotar las fortalezas que pensabas perdidas.

“Dicen que cuando empiezas una carrera te contratan por tu capacidad técnica, pero pueden despedirte por tu incompetencia emocional. ¿Por qué no entender que la emoción negativa del desempleo es un buen entrenamiento para saber qué has hecho bien y donde debes cambiar por haber errado profesionalmente?”, subraya Vázquez Blanco.

Fuente: http://ivonnevargas.com.mx

Bysolucionlaboral

Descubre: Las 24 preguntas que más se utilizan en una entrevista de trabajo

Si tuvieras que elegir uno de los siguientes puntos ¿cuál crees que causa peor impresión al reclutador?

  1. Mala imagen (apariencia física).

  2. Enfocarse –sólo- en preguntar por el salario.

  3. Desviar la mirada cuando el empleador cuestiona un aspecto difícil.

  4. No preguntar cuando te lo piden.

  5. Llegar tarde a la cita.

 

Los cinco aspectos restan puntos frente al reclutador, pero el más delicado es la número cuatro. Al menos eso fue lo que detectó una encuesta aplicada a 150 personas del área de Recursos Humanos, en Estados Unidos, y publicada por John Kador en el libro 301 Best Questions To Ask on Your Interview.

Es cierto que no sólo las preguntas determinan la contratación de un empleado, pero saber responder y plantear un cuestionamiento ‘atractivo’ sí logra diferenciar a uno de otro candidato. Esto denota interés y preparación del profesional para atender en forma asertiva una entrevista, dice la psicóloga industrial con experiencia en reclutamiento, Berenice Vallejo Franco.

 

A veces pareciera que el propio reclutador no tiene claro a dónde quiere llegar con determinadas preguntas, sin embargo, es él o ella el primer acercamiento con la organización, así que en lugar de tener un sentimiento de ‘frustración’ hay que llegar preparado para todo tipo de planteamiento.

 

Hay algunos empleadores que piden hablar de aspectos más temidos o raros, por ejemplo: ¿por qué dejaste de trabajar X número de años?, ¿en qué situación has cometido el peor error?, ¿qué harías sin en lugar de ascenderte a ti, en cierto tiempo, asigno a un compañero? Y –la básica- ¿cuál es tu mayor defecto?, aunque ésta última es muy común, es de las que causa mayor preocupación entre los candidatos por no saber cómo contestar, refirió una encuesta de la firma estadounidense Zogby Analytics, elaborada entre más de 1,000 ejecutivos en ese país.

 

“Los planteamientos más inocentes pueden alterar a un empleado, según su situación personal y profesional. Si el empleado acabó en malos términos con el jefe, eso puede ser suficiente para explotar y hablar mal de él o ella al preguntarle por qué renunció o quiere cambiar de empleo”, explica Vallejo.

Adicional a las preguntas que plantee el reclutador, éste puede sumar tensión al encuentro al asumir una actitud de ‘desafío’ frente al candidato, y sólo para medir cómo reaccionaría en situaciones de tensión, explica la psicóloga industrial.

“Una vez le pregunté a una mujer: en tu lista de prioridades ¿cómo acomodarías tu vida familiar y cómo lo laboral? Se enmudeció y después respondió que su familia estaba en primer lugar, como es natural. Sin embargo, esperábamos una respuesta que incluyera ambos universos en su vida. No íbamos a descartar por ser mamá, pero sí queríamos proactividad de su parte para hablar sobre el tema”, relata Vallejo.

Prepararse para las interrogantes que traiga en mente el reclutador no sólo ayuda a tener un mejor desempeño, también es necesario porque permite un mejor manejo de la situación y prever qué te cuestionarán según el puesto al que apliques.

Uno de los recursos utilizados con frecuencia es la entrevista por competencias, donde el reclutador busca ejemplos de conductas que el profesional tenga en su vida laboral y personal, y que hayan causado impacto en su desempeño.

Si en tu caso, tienes cierta experiencia laboral y estás aplicando para un puesto intermedio, por ejemplo una coordinación o jefatura, se buscará evaluar elementos como iniciativa, dinamismo, energía, empowerment, adaptabilidad y franqueza.

Los reclutadores ‘lanzan’ preguntas por cada concepto que quieren valorar. Martha Alles, autora del libro Cómo Entrevistar por Competencias, indica que se buscan indicadores reveladores de cómo reaccionar ante problemas relacionados con el puesto. También pueden analizar la capacidad para hacer mejoras en el área, o nivel de incentivo. Algunas preguntar que abordan esas destrezas son:

 

  1. ¿Qué haces cuando tienes dificultades para resolver un problema?

  2. ¿Cuál ha sido el trabajo más interesante para ti, cómo lo manejaste?

  3. ¿Cuál es la tarea más aburrida que te ha tocado, cómo la desarrollaste?

  4. ¿En tu último trabajo, cuáles fueron los logros más importantes?

  5. ¿Qué proyectos o ideas fueron vendidos y llevados a cabo gracias a ti?

  6. ¿Cuéntame sobre alguna situación en que hayas propuesto una mejora para el área?, ¿Cuáles fueron los resultados?

Cuando se busca medir dinamismo, se opta por cuestionamientos que reflejen capacidad para trabajar fuerte en situaciones cambiantes, con diferentes personas, y en jornadas de trabajo largas, sin que esto último afecte tu productividad. Las preguntas que responden a este concepto son:

  1. Dame un ejemplo de una tarea que implicó más esfuerzo, ¿cómo la enfrentaste?

  2. Háblame de imprevistos que obligaron a reorganizar tu tiempo, ¿cómo actuaste?, ¿cómo distribuiste tus tareas?

  3. Si tuvieras que manejar los horarios de una forma distinta, para tomar algunos cursos que demanda la empresa, ¿cómo te organizarías?

  4. ¿Qué acostumbras hacer en tu tiempo libre?

  5. ¿Cuántas tareas puedes y te gusta realizar a la vez?

Berenice Vallejo explica que el empowerment es una de las competencias más valoradas por los empleadores, porque a través de éste miden la capacidad para establecer objetivos de desempeño y sus responsabilidades. Laspreguntas asociadas a esta destreza son

  1. Dime una situación en la que incorporaste a alguien más del equipo o del área para trabajar ¿en qué te fijaste para elegirlo (a)?

  2. Prefieres trabajar en forma independiente, o en equipo.

  3. ¿Cómo reaccionas cuando, en tu ausencia, otro trabajador toma decisiones en un hecho vinculado a tu trabajo?, ¿qué haces?

  4. ¿Cómo manejas los reclamos e inquietudes de los colaboradores y de los jefes?

Otra característica a la que prestan atención las empresas es el nivel de adaptabilidad, es decir, flexibilidad para cambiar la forma de actuar según las metas que se deben cumplir, o cuando surgen dificultes. Entre las preguntas para evaluar esta característica destacan:

  1. ¿Qué haces cuando tienes que encargarte de una tarea que no corresponde a tus objetivos?

  2. Cuando te delegan nuevas actividades,¿cómo reaccionas?

  3. ¿Qué actividades manejaste en tu último trabajo que no estaban, originalmente, en la descripción del puesto?, ¿cómo te sentiste?

  4. ¿Estarías dispuesto a cambiar de país o ciudad si tu puesto así lo requiere?

Vallejo Franco menciona que además de prepararse para responder a las preguntas comunes en una entrevista, así con ejemplos y cifras sobre tu desempeño, hay que pensar en cuestionamientos interesantes parael reclutador. “Hay quienes garantizan experiencia en la industria y conocimiento del puesto, pero desaprovechan su oportunidad de brillar al momento de preguntar”, explica la psicóloga industrial.

Lo que ayuda a destacar es enfocarse en puntos que resalten habilidades, demuestren comprensión de los retos de la empresa, responsabilidad, confianza y proactividad, cita Andrew Sobel, autor del libro Power Questions: Build Relationships, Win New Business, Influence Others.

Las siguientes preguntas permiten al candidato conocer la cultura de la organización, conocer más sobre el puesto y- sobre todo- no quedarás ‘mal’ frente al reclutador:

  1. ¿Cuáles son los retos inmediatos de este puesto, qué es lo más importante a cubrir en los primeros tres meses de trabajo?

La respuesta ofrece un panorama de cuáles son las prioridades y urgencias a resolver en las primeras semanas laborales. También puede ser un termómetro para medir el ambiente y la forma de organización que prevalece en ese lugar.

  1. Por la información que conozco de ustedes, sé que tienen en mente cambios o nuevos planes en …. (Mencionar un ejemplo). Pregunta: ¿cuáles son las tareas o proyectos con potencial de crecimiento y áreas de oportunidad?

Con el objetivo de mostrar interés por los planes del negocio, piensa en una sugerencia o solución que puede adoptar el grupo y represente un valor agregado de tu parte. Lo importante es demostrar que sabes de lo que hablas, pero ten cuidado en revelar información confidencial o una estrategia completa, ¡todavía no estás contratado!

  1. Sé que este puesto representa un crecimiento en mi carrera. ¿Cuál es el aspecto más gratificante de trabajar aquí?

Esta pregunta puede sonar ‘intrusiva’, pero ayuda a obtener información sobre el clima laboral, la forma en que concilian el equilibrio trabajo- familia (si es que lo hacen), las compensaciones para los empleados, entre otros datos. Las empresas disfrutan hablar sobre sí mismas y el trabajo que realizan; cuestionamientos como éste permiten tener una “flash” de cómo será la vida profesional en ese lugar.

  1. ¿Quisiera saber sobre sus planes de carrera, manejan este tema con sus empleados?

Los datos arrojados permiten visualizar tu futuro en ese trabajo. En la entrevista tienes minutos valiosos para identificar si es un lugar con políticas de crecimiento profesional.

  1. ¿De qué manera se evalúa el desempeño de los empleados?

Esta pregunta no se reduce a entender ¿por qué te premian o descalifican? Va más allá: ayuda a conocer qué criterios utiliza la organización para un esquema de compensaciones y desarrollo profesional, por ejemplo.

Sobel señala que no es necesario esperar al final de la entrevista para realizar estas preguntas. Estos indicadores se pueden comentar a lo largo de la entrevista, en especial si se vinculan con un dato referido por el reclutador.

Cuéntanos ¿qué preguntas interesantes o ‘poco comunes’ te han hecho en una entrevista?, y ¿cómo reaccionaste?

Fuente: http://ivonnevargas.com.mx

 

Bysolucionlaboral

¿Cómo tener una entrevista de trabajo exitosa?

¡Qué susto producen las entrevistas de trabajo! No se siente solamente la presión de estar buscando el empleo, sino también la de ser observado y evaluado. Tienes pocos minutos para mostrarte como profesional y como persona ante un extraño, lo que es un gran reto. Vamos a compartirte varios consejos, que nuestros aspirantes a los empleos de SOLUCIÓN LABORAL, les han sido de utilidad.

Eso sí, no es lo mismo que imposible. Una entrevista de trabajo no tiene que ser una odisea, una razón para preocuparse o estresarse. Cualquier momento de la vida es una oportunidad para preparar y enfrentar las situaciones de la mejor forma. Después de todo, un nuevo trabajo es la posibilidad de mejorar su calidad de vida: mejores ingresos, estabilidad, ahorro, crecimiento profesional, aprendizaje y más.

Estas claves para tener una entrevista de trabajo exitosa son muy útiles la próxima vez que tengas una. Léelas, compártelas e interiorízalas. ¡Te ayudarán!

– Respira profundo. Trata de relajarte. Nada logras llenándote de ansiedad y miedo. Piensa en positivo.

-Lleva impresa una hoja de vida y quédate en un momento en el momento de la entrevista. Así no te digan nada, es mejor que esté preparado.

-Averigua información sobre la empresa que te contactó. Infórmate sobre qué hace, sus movimientos y noticias recientes, su impacto en el mercado de la ciudad. Es bueno también que esté enterado sobre lo que está ocurriendo en el mundo, en el país y en la región: una mínima información. Lo más recomendable no es que llegues hablando en exceso porque puede resultar molesto. Si tienes oportunidad de hacer algún comentario, hazlo de forma precisa y sin excederte.

-Recuerda tus habilidades y capacidades. Piensa en tu experiencia profesional y personal. Recomiende a ti mismo seguridad y tranquilidad. Piensa que es una oportunidad muy buena y que están listo para ella. Convéncete de que eres bueno, pero no dejes a un lado la humildad y una actitud abierta al aprendizaje, no vaya a ser que transmitas arrogancia.

-Llega temprano, pero no demasiado. Con 10 o 15 minutos bastará. Para la persona que recibieron puede ser incómodo tener mucho tiempo esperando, por lo que puede sentirse presionada. Respecto a la impuntualidad, para qué decir algo. No te lo permitas en una entrevista de trabajo.

-Escoge la ropa que usa de acuerdo a los varios: el tipo de empresa a la que se postula, el cargo al que aspiras y, por supuesto, tú forma de ser. Hay empresas más pequeñas e informales, otras que buscan perfiles más creativos y no esperan que sus candidatos vayan a la entrevista utilizando un esmoquin. Evalúa la situación: lo más importante es que te sientas cómodo con lo que escojas, que te sientas tú mismo y te desenvuelvas con naturalidad.

 

Para las mujeres: la ropa escotada con las transparencias, los accesorios muy grandes o los peinados extravagantes no son la mejor opción. Haz que todo se centre en ti, en tus palabras y habilidades.

Si eres hombre: usa colores que no sean muy escandalosos y evita que desconcentren al entrevistador.

 

-Sé auténtico y honesto. Piensa en que hay cosas que puedes decir sin problema en una entrevista, pero que no es necesario mencionar en ese instante. Responde lo que se pregunte de manera calmada. Habla despacio y respira.

-Al saludar, un apretón de manos y sonríe. Evita los besos, los abrazos u otras manifestaciones que pueden incomodar al entrevistador. Da las gracias cuando el mar es necesario y evita adular al otro. Si estás aquí porque ve algo especial en ti y tus habilidades.

-Sé específico, no generalices, habla de lo que ha hecho y compara ejemplos de los casos reales a los que hayas enfrentado en su trabajo real o pasado. Sé prudente y evita hablar de los jefes de los compañeros de trabajo. Reserva tus opiniones para ti, a menos que te las pidan.

-Pon tu celular en silencio durante la entrevista y no pienses en consultarlo en ningún momento. No digas groserías. Haz preguntas sin interrumpir al otro para que resuelvas lo que te inquieta sobre el trabajo. Insiste en tus valores y capacidades, en el interés que tienes frente a las responsabilidades que asumirías y sé agradecido.

 

¿Qué recuerdos tienes de tu primera entrevista de trabajo? ¿Qué errores cometiste, cuáles se pueden evitar? ¡Comenta!

Fuente: Sura Blogs

 

Bysolucionlaboral

Tips básicos para buscar un nuevo empleo

Actualizar tu currículo y subirlo a las redes sociales profesionales te ayudará a encontrar trabajo; saber un idioma y conocer la empresa que te va a entrevistar te destacan entre otros candidatos.

La improvisación y la falta de disciplina son errores que podrían obstaculizar tu contratación; especialistas recomiendan ser un experto en tu próximo empleador y actualizar tu imagen profesional.

La consigna “quiero otro empleo” es una constante en el mercado mexicano, no sólo para cambiar de empresa, también para mejorar el ingreso. Son 1.6 millones de personas las que actualmente buscan un segundo empleo, de acuerdo con cifras del INEGI.

A esa situación se suman los 2.6 millones de personas que integran la población desocupada en el país, mientras que la subocupada alcanza los 4.2 millones de personas. Son muchos los que buscan trabajo pero hay pocos puestos, y la competencia es aguerrida. Para una vacante se postulan 200 personas, de esa cifra se descartan 150 currículos al no reunir las características solicitadas, y de los 50 restantes se llamará a 21 personas para concertar una entrevista, según estimaciones de la firma IQubadora.

Estos números implican que es necesario hacer de la búsqueda del empleo, un verdadero trabajo, y no dar por establecido que tener cierta experiencia o conocimientos garantiza  la contratación. En México, cinco de cada 10 personas con estudios no tiene empleo, refiere una encuesta de Trabajando.com entre más de 1,000 participantes. El portal también indica que en el país, la edad es uno de los mayores factores de discriminación laboral.

La viabilidad para emplearse no se da por igual, en todos los casos. Para quien ejerce comunicación, derecho, o administración, el mercado de ofertas es más estrecho, ya que son tres de las 41 carreas en situación crítica, por el volumen de profesionales, de acuerdo con la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior.  A diferencia de un ingeniero especializado en sistemas de transporte urbano o un médico enfocado en geriatría.

Independiente de la formación que se tenga, existen algunas recomendaciones que funcionan para quienes están tras una oferta laboral. Especialistas de la firma de Recursos Humanos Adecco México comparten los siguientes consejos:

  1. Clarifica tus objetivos.Estudiar cierta área de conocimiento no es garantía de contratarte en ella. La vida laboral te conduce por diferentes industrias, lo importante es identificar hacía dónde quieres llevar tu carrera, y no ir como sin rumbo. Es cierto, la necesidad económica puede ser un factor apremiante, con todo y ello es importante desarrollar un mapa laboral y seguirlo. Ir tras uno y otro trabajo sin ruta es la fórmula para llegar a la frustración.

  1. Haz tu tarea, infórmate. Es más fácil enfrentar retos cuando conoces las etapas, los momentos complicados y la duración de un proceso de contratación. Aunque hayas tenido una mala experiencia con un reclutador poco capacitado, recuerda que quien desea el empleo eres tú. La situación del mercado no debe ser pretexto para no indagar sobre la empresa, el director, sus resultados financieros, competidores, nuevos proyectos y hasta perfil del entrevistador. En este tema no conviene improvisar.

  1. Actualiza y digitaliza tu CV. Este documento es la primera carta de presentación, mantenlo actualizado con capacitaciones, cursos recientes, y revisa su redacción. Tenlo impreso, digital, en las redes sociales profesionales y también en inglés si es indispensable el uso de este idioma para el puesto y empresa.

Adecco recomienda no más de dos cuartillas y esta firma, por cierto, no acepta este documento impreso. De acuerdo con información emitida por la firma de recursos humanos, esto se debe a que el uso de información virtual es más práctico y permite garantizar la buena administración de los datos personales, conforme a la Ley en la materia.

  1. Enriquece el perfil profesional. Estudiar un segundo idioma o una especialidad no está demás, aunque las competencias también son un factor fundamental para obtener un empleo. Actualmente, los reclutadores suelen evaluar las capacidades y acciones del candidato para obtener resultados, como manejar -en forma positiva- la frustración. Destaca estos puntos en la entrevista laboral.

  1. Atento a tu vida virtual. Es recomendable tener una cuenta de correo sólo para buscar empleo. Olvídate de crear usuarios poco serios, ya que toda información que proporciones revela una imagen ante la empresa.

Revisa los contenidos de tus redes sociales y evita incluir información muy personal que pueda perjudicarte. La sugerencia es tener dos perfiles: uno general de amigos y otro para efectos profesionales. Algunos reclutadores confirman la información del CV y la entrevista de trabajo en esas aplicaciones.

  1. Usa bolsas de trabajo y job boards.En la red podrás identificar organizaciones que ofrecen estos servicios. Cerciórate de que se trate de instituciones serias – preferentemente académicas- gubernamentales o que pertenezcan a organismos reconocidos.

Por ejemplo, en la plataforma keyworks, una aplicación gratuita de Adecco, puedes subir tu perfil profesional y tiene vínculos con redes sociales. Además, el sistema sugiere de manera automática oportunidades que se ajustan a tu perfil.

  1. Apóyate en contactos personales y virtuales. Está comprobado que la recomendación personal sigue siendo una de las fuentes más efectivas para encontrar empleo. Las redes virtuales, tipo LinkedIn, también deben formar parte de tu red laboral.

  1. Sé constante y disciplinado. En el proceso de búsqueda de trabajo es común ser rechazado, esto debe asumirse, de acuerdo con la firma de recursos humanos, como una experiencia para identificar otras áreas de oportunidad. Buscar empleo es un trabajo en sí mismo, recuérdalo. No algo que se hace cuando te queda tiempo disponible en la oficina (si quieres otro trabajo).

  1. Alista tu encuentro. Necesitas anticipar varios aspectos -previo- a la reunión con el entrevistador, por ejemplo: ruta para llegar puntual a la cita; vestimenta; investigación sobre la empresa; respuesta, con fluidez, ante preguntas poco comunes; actitud con la que hablarás de tu experiencia.

Fuentes:

Tips básicos para buscar un nuevo empleo

http://www.cnnexpansion.com

 

Bysolucionlaboral

5 infaltables para encontrar empleo en internet

Cada vez más encargados de recursos humanos usan Internet para ubicar a candidatos para las posiciones que ofertan, reflejó una encuesta del portal ZonaJobs. De un universo de 300 empresas encuestadas, 12% recurre al posicionamiento de la firma como buena empleadora para encontrar a su personal contra el 86% que recurre a herramientas virtuales (banners, redes sociales, sitios web de empleo). Además, 11% contrata a consultoras de recursos humanos y 15% tiene una sección en su página corporativa que permite dejar el currículo.

 

Las compañías se están movilizando en el uso de recursos virtuales y los empleados no se quedan atrás. Una encuesta del portal Trabajando.com realizada entre 3,000 personas encontró que 7 de cada 10 optan por portales laborales para ubicar ofertas.

 

Si estás en ese proceso, debes recordar que la búsqueda virtual exige la misma dedicación que el método tradicional de ubicar trabajo: llamando a tu red de contactos y postulándote en ferias, entre otras medidas. Es más, necesitas comenzar a pensar en términos de cómo crear tu personal branding. Según datos de Adecco, las tres principales características de una marca 2.0 son: transparencia + autenticidad + credibilidad= marca 2.0.

 

Alberto Castillo, director de selección y consultoría de Adecco, señala otras reglas a considerar cuando se busca empleo en la red:

 

1- Cumple los requisitos. Una ventaja de las páginas en línea es que tienen un formato establecido para subir la información, según criterios que resulten prácticos para las empresas que revisarán las vacantes, eso permite ‘estandarizar’ la forma de presentar la información. El problema es que a la gente “le da flojera completar todo y deja espacios incompletos”, afirma Castillo.

 

Sugerencia. Utiliza al máximo las herramientas que aparecen en los portales, por ejemplo LinkedIn y la plataforma Keyworks de Adecco te indican en qué porcentaje vas cumpliendo con el llenado de los datos, y esta última página se encuentra ligada a redes sociales, por eso se puede tener acceso a las vacantes a través del perfil del candidato en Facebook y en LinkedIn.

 

Castillo expresa que un beneficio de Keyworks es que funciona también en sus sucursales. De acuerdo con análisis de la empresa, un candidato a nivel operativo reduce en 50% el tiempo que invierte para aplicar a un proceso de selección porque no llena la solicitud en papel, todo es virtual.

 

2- Cuida tu imagen digital. La red casi no permite tener secretos. Es importante ser precavido con los contenidos que subes. “A veces posteamos (sic) cosas que van en detrimento de nuestra imagen (…) y ahora no sólo te investigan respecto al CV, sino también sobre quién eres públicamente”, explica el directivo de Adecco.

 

Sugerencia. Fortalece tu imagen digital a través de acciones como seguir a líderes de la industria donde te desempeñas, postear temas de interés y difundir tus actividades. Importante: escribir qué haces cada minuto no te aporta necesariamente visibilidad profesional. Opta por difundir logros, estudios, alguna vacante, entre otros datos.

 

3- Vende ‘profesionalismo’. Las herramientas virtuales son tan amplías como tu búsqueda lo permita, ¿por qué limitarse a usar los medios de comunicación digitales, como el correo, para todos tus asuntos?

 

Sugerencia. Deja de usar el mismo correo para los amigos, darte de alta en una página, recibir publicidad y enviar invitaciones para socializar. Define un canal específico para el rubro profesional, es decir, una dirección electrónica que sólo utilices para esos fines. En las redes sociales busca aplicaciones para concentrar información profesional y separarla de lo social (como BeKnown). En tres palabras: ‘cuida tu imagen’.

 

4- Trabajo en 140 caracteres. Seguir y ser “seguido” no es el único provecho que se puede sacar a Twitter. También puedes identificar oportunidades de empleo.

 

Sugerencia. Existen sitios como www.twitjobsearch.com, donde es posible encontrar tuits de ofertas laborales, según varios criterios de búsqueda, como localidad, puesto y empresa. También ofrece a las empresas opción de venta de anuncios y tener listas de trabajo tuiteadas. La consigna en este sitio es identificar etiquetas relacionadas con las categorías de búsqueda de empleo.

 

5- Complementa tu CV. Cuando entres en contacto con la empresa considera complementar el currículo electrónico con otras herramientas, que den al empleador una imagen de lo que has logrado en tu trayectoria. Por ejemplo:

 

– Vínculos a redes sociales (FB, Twitter, LinkedIn).

– Videos (un videocurriculum).

– Links a portafolio, con muestras de trabajo.

– Infografías.

-Redacta una versión sintetizada para tenerlo en redes sociales.

Fuente: http://ivonnevargas.com.mx/

Bysolucionlaboral

3 razones por las que no encontrarás trabajo en las redes sociales

He recibido varios mensajes de personas que estaban en búsqueda activa de empleo. Dicho así no parece ninguna novedad porque lo cierto es que recibo unos cuantos todos los meses.

Lo que me llamó la atención es que junto con varios correos con CV incorporado recibí un mensaje de una persona con la que llevo tiempo interactuando en las redes y donde me decía que había encontrado trabajo.

Se sentía muy contenta tras su larga travesía por el desierto buscando empleo (más de un año) y me decía que quería compartirlo conmigo ya que había aprendido mucho de la información que colgaba en las redes y de mis posts.

Lo cierto es que lo habitual es recibir mensajes de personas que contactan conmigo para pedirme trabajo, pero no para decirme que han encontrado trabajo. Quizá por eso me hizo especial ilusión.

El hecho de haber recibido varias peticiones de empleo en tan poco tiempo junto con este correo de agradecimiento me hizo reflexionar sobre la manera tan diferente en que usan las personas que están en búsqueda activa de empleo las redes sociales para justamente encontrar nuevas oportunidades.

Como reclutadora, en ocasiones, tengo la sensación de que se está vendiendo la idea de que las redes son la nueva panacea para encontrar empleo y que es relativamente fácil. Tan sólo basta con abrirse un perfil y esperar a que trabaje por ti. Es cierto que esa idea es una herencia de la época dorada de los portales de empleo.

Es por ello que he querido recopilar en este post las tres errores más habituales que me encuentro a la hora de buscar empleo en las redes y que veo repetidos de forma sistemática.

La personalización de los mensajes para conectar: Esta persona contactó conmigo por primera vez el 7 de Agosto de 2013 y lo hizo a través de la red LinkedIn. Me mandó un mensaje personalizado donde indicaba que había participado en alguno de los debates que pongo en diferentes grupos de esta red social. A diferencia de lo que suele ser habitual en LinkedIn, donde cerca del 90% de las invitaciones que recibo no están personalizadas, esta persona se tomó la molestia de personalizar su invitación para conectar. Puede parecer un detalle banal pero lo cierto es que TODOS los usuarios con los que he hablado me dicen lo mismo: se valora MUCHO el recibir una invitación a conectar donde se ve que la persona ha hecho un cierto seguimiento de tu perfil profesional. Al fin y al cabo las redes sociales las hacen las personas que interactuamos en ellas y a veces nos olvidamos de que detrás de una foto de perfil hay una persona.

personaliza-tu-hoja-de-vida

¿Mandar el CV a tu red de contactos? el eterno dilema: algo que me llamó la atención de esta persona es que, pese a conocernos en las redes desde hace más de 1 año, en ningún momento me mandó un correo con su CV. Este es uno de los grandes errores que se cometen cuando se está en búsqueda activa de empleo. Incluso he podido leer algunos posts donde se recomienda que se localice a los reclutadores con el objetivo de poder mandarle el CV una vez que lo tienes en la red de contacto.

Sin embargo se tiende a olvidar, o a no decir, que para que pueda resultar efectivo es más que necesario haber interactuado antes con la persona. Y eso implica mantener una auténtica conversación en las redes y no sólo darle a “me gusta” y poco más.

En las charlas que imparto sobre búsqueda de empleo en las redes siempre hago la misma pregunta a la audiencia: ¿Por qué habría de tener en consideración a alguien que me manda su CV si no lo conozco de nada? ¿qué lo diferencia de otro candidato que también me manda su CV? El CV hace tiempo que dejó de ser efectivo para detectar talento.

Recuerdo que hace tiempo hice este mismo comentario indicando que me parecía uno de los errores más garrafales que se pueden cometer y que es casi asegurarse que el reclutador o la persona en cuestión te elimine de sus contactos. Ante ello una persona me mandó un mensaje diciéndome que “entonces si no podemos mandaros el CV, ¿de qué manera podemos contactar con los reclutadores?”.

La interacción es fundamental si uno quiere llamar la atención de los reclutadores y eso requiere tiempo y dedicación. Y cuando hablo de tiempo no me refiero a intercambiar un par de mensajes y de “me gustas” si no a interactuar de forma activa en varias redes durante varios meses.

En definitiva, mandar el CV ¡si! tras haber interactuado durante un tiempo y siempre preguntando primero.

Recuerda que el objetivo final de usar las redes para buscar empleo es que sea éste el que venga a ti.

personaliza-tu-hoja-de-vida

Mantenerse activo y visible: otra de las buenas prácticas de esta persona es el haberse mantenido activa y visible en las redes a lo largo de este tiempo. Reconozco que es difícil cuando se tiene una necesidad imperiosa de encontrar un puesto de trabajo el decir que encontrar trabajo en las redes es una carrera de fondo. Las redes están llenas de perfiles invisibles, perfiles que no tienen ningún movimiento ni actualización.

Se tiende a pensar en LinkedIn, por ejemplo, como si fuese una extensión más de un portal de empleo tipo Infojobs o similar. Sin embargo la esencia de las redes es radicalmente diferente a la de los portales de empleo.

LinkedIn se basa en la participación en los debates y en aportar contenido nuevo y relevante que tenga que ver con los intereses profesionales. Si piensas que por abrir tu perfil en LinkedIn los reclutadores acudirán en masa a verlo, lamento decirte que te estás equivocando de sitio. Eso podrá ser posible en un portal de empleo, e incluso ahora mismo tampoco lo veo factible, pero no en una red social donde hay miles de perfiles similares. Al final lo que cuenta para dejar de ser un perfil invisible es diferenciarse de los demás.

Con esto no quiero decir que necesites un perfil en cada red social. Es preferible tener pocos perfiles y estar activo a tener muchos y casi abandonados.

Hace poco en una charla que impartí a un grupo de mujeres emprendedoras me preguntaron cuánto tiempo sería necesario dedicarle a las redes sociales. Mi respuesta fue clara: “el que tu quieras dedicarle“.¡Ojo!, no he dicho el que puedas sino el que quieras ya que estar en las redes forma parte de tu propia estrategia de marca personal.

personaliza-tu-hoja-de-vida

Si hay algo que tienen las redes es que dejan rastro de todo lo que haces y también de lo que NO haces.

Piénsalo de esta manera: ¿Cuánto tiempo estás dispuesto a invertir en ti mismo y en tu proyección profesional?.

Si sólo puedes dedicarle 10 minutos, ¡hazlo!. Es mejor 10 minutos al día que nada. Y hazlo dando el 150% de ti.

Fuente: Isabel Iglesias

Post publicado inicialmente en Descubriendo talento

El dilema del directivo: un libro sobre liderazgo y gestión de personas.

Descárgate aquí el primer capítulo