Monthly Archive Octubre 2017

Bysolucionlaboral

Descubra qué tanta inteligencia emocional tiene en su trabajo

No siempre los demás son los malos, si se siente aburrido en su trabajo y sin oportunidades es posible que la culpa la tenga usted mismo ya sea por su mentalidad o por sus comportamientos. Mire por qué.

 

Ser inteligente no es solamente tener conocimientos en una u otra área en específico o saberse un texto, los números o el mapa del mundo al derecho y al revés. Aunque hace parte de ello, la inteligencia tiene que ver más bien con las capacidades que tenemos para resolver problemas y ser estratégicos en situaciones que ameriten conseguir un logro o buscar una salida hacia algo que estamos buscando.

 

Por eso, cuando se habla de inteligencia emocional, se hace una referencia a las capacidades que alguien puede o debe tener para manejar las emociones, el estrés y superar los obstáculos. Una persona con este tipo de inteligencia se relacione fácilmente con las demás personas y por supuesto es resiliente ante lo que los demás rumores de él o los problemas que le aparezcan en el momento menos esperado.

 

La inteligencia emocional viene siendo una lección para la vida personal y profesional, pues cuando una persona pasa su tiempo sin estar pendiente de los demás, tiene confianza en sí misma y deja atrás los “sinsabores”, puede ser más feliz y además ser más exitosa. Y es que, en un proceso laboral o mejor en el crecimiento personal de una persona siempre va a ser necesaria la estrategia, usted tiene que saber mover las piezas para conseguir lo que quiere, claro, jugando limpio, entre más esté metido en lo suyo y enfocado en sus labores la probabilidad de llegar a la meta será más alta.

 

Por lo general, lo que suele suceder en una empresa o mejor entre los empleados es la insatisfacción por no tener lo que tanto desean, un buen salario, un buen cargo, reconocimientos salarios emocionales entre otras cosas más. Muchos viven cansados de su rutina y su única forma de desahogarse es pasársela quejándose y hablando mal de sus jefes, la empresa e incluso sus compañeros.

 

De hecho, las personas se están aburriendo tanto en sus empleos, que según el diario de Wall Street Journal, los jóvenes tan solo están 16 meses en promedio en un trabajo. Y no se trata una cosa solo de Millenials, afirma Hays, reclutadora de profesionales, pues esto también depende de las empresas,  ya que, “buscar y seleccionar bien a los colaboradores es vital para reducir la alta rotación laboral que hoy se vive. Las tendencias de reclutamiento han ido madurando conforme a los cambios que ha tenido el mercado laboral en los últimos años. El uso de tecnología en la gran parte de los procesos operativos de las empresas, la globalización y la alta competencia, crean una necesidad de procesos de reclutamiento especializados”, agrega Silvana Vergel, ejecutiva líder de Hays Colombia.

 

Aunque efectivamente hay empresas que no cuentan con el ambiente adecuado y las herramientas necesarias para que usted pueda trabajar productivamente y feliz, también es cierto que quien mantiene las buenas relaciones y la energía para estar bien en el trabajo es usted.

Por eso, hicimos un listado de ocho preguntas, para que con honestidad las responda y evalúe si es necesario que cambie de empleo, si lo que está haciendo no le gusta o si más bien se trata de un cambio de actitud. No se desanime, si los resultados no son los que esperaba, finalmente siempre hay tiempo para darle un giro a las cosas y mejorar su desempeño actual.

 

Estas son las ocho preguntas para medir su inteligencia según la página web ‘Lenguaje Corporal’:

 

  1. ¿Sabe cómo relacionarse con las demás personas?

Hay personas que aseguran ser muy serias en su trabajo porque “van a  lo que van y no buscan tener amigos” evitan la “compinchería” suelen decir. Sin embargo, esta actitud no solo puede pasar como antipática, sino que también le puede afectar en su vida profesional. ¡Ojo! no le estamos diciendo que le tiene que caer bien a todo el mundo, no, lo ideal es que usted identifique la personalidad de las personas para que así mismo las pueda tratar sin incomodarlas. Quizá estas mismas personas en un futuro sean las que le ayuden con algo en particular o lo recomienden para un mejor empleo.

 

  1. ¿Sabe cómo y cuándo decir “no”?

Se trata de coordinar la boca con la razón, si usted por X o Y motivo no quiere hacer algo porque considera que no debe o porque tienes razones de peso para negarse no le de miedo decir “no”. Esto es reconocer sus propios sentimientos, ser firme y tener carácter para las cosas, no crea que esta actitud lo hace amargado o antipático, todo lo contrario, cuando una persona dice “no” cuando realmente quiere hacerlo, afirma el respeto que se tiene a sí mismo. Es más, ningún líder podrá surgir si no cuenta con esta cualidad.

 

  1. ¿Se detiene a ayudar a otras personas?

Esta es la ley de la compensación. Pero no se trata de colaborar a otros por interés, más bien de no hacerse el de la vista gorda cuando un compañero está en apuros, pues aunque puede ahorrarse tiempo no ayudándole, eso solo  traerá mala empatías y cuando sea usted el que realmente necesite correr con algo y requiere de una ayuda se le van a negar o mejor serán ellos los que se hagan los desentendidos.

 

  1. ¿Confía en su intuición?

A veces es necesario arriesgarse, si fuera por la razón usted nunca se atrevería a hacer nada. La intuición puede llegar a ser una herramienta importante en la determinación de un  negocio o proyecto, es más, cuando lo haga más seguido aprenderá a evaluar su alrededor y lo más seguro es que su decisión sea efectiva. Así que ya sabe, arriésguese.

 

  1. ¿Cuándo se pone de mal humor, sabe exactamente por qué?

Todos tenemos malos días, simplemente hay momentos donde ciertas situaciones o comportamiento nos disgusta. La diferencia entre una persona que no es inteligente emocionalmente con una que sí lo es, es que la segunda se enfada con razón, tiene un fundamento lógico y después de contar hasta diez se asegura de considerar las opciones. Recuerde que una persona exitosa no se la pasa sonriendo todo el tiempo, más bien, reconoce cuando está de mal humor y sabe por qué.

 

6.¿Aprovecha sus debilidades?

Es la confianza que tiene en sí mismo, usted sabe cuáles son sus habilidades y además sabe sacarle provecho al máximo. Lo peor que puede hacer es compararse con los demás, pues siempre habrá alguien por encima suyo o por debajo y eso solo lo hará sentir vano y amargado. Evalúese ¿qué lo hace especial sobre las otras personas?

 

  1. ¿Presta atención?

La clave está en escuchar bien al interlocutor, no solo le demuestra que de verdad está interesado en lo que dice, sino que también puede ser más productivo. Ser multitasking no siempre es tan bueno, pues puede afectar su habilidad de relacionarse con los demás. Si usted no presta atención cuando se comunica, la otra persona no lo va a tomar en serio.

 

  1. ¿Siente curiosidad hacia los demás?

La curiosidad solo significa una cosa: interés. Si usted quiere aprender y conocer de temas nuevos, debe relacionarse con personas que sepan sobre ello y que lo asesoren, aproveche a los expertos cuando esté cerca de ellos, exprímales sus conocimientos, así usted estaría aprendiendo nuevas cosas y construyendo una red profesional que más adelante le pueda servir.

 

Fuente: finanzaspersonales.co